miércoles, 26 de diciembre de 2012

Cata de Navideñas - La Crónica (I)


Papel de regalo, polvorones, música navideña; si a esto añadimos una carpa y una fuente de calor tenemos el ambiente perfecto para festejar la Navidad rodeado de amigos...

Bueno, hay algo más que encajaría muy bien en esta escena, unas cuantas cervezas invernales con las que entrar en calor, mojar los polvorones y colorear la música. Y además algo tendremos que envolver con ese papel de regalo.

En esta ocasión decidí aparcar un rato mi fanatismo por las negras y poder así mostrarles una mayor variedad de cervezas de las que podríamos considerar "básicas" dentro del amplio catálogo de navideñas.

Como muchos ya sabéis, las cervezas de Navidad no pertenecen a un estilo concreto, pero suelen tener en común una mayor graduación alcohólica y el uso de especias en sus recetas, además de etiquetas con motivos navideños.


Con "Zat You, Santa Claus?" de Louis Armstrong sonando de fondo comenzamos la fiesta abriendo el paquete que contenía las botellas de Samuel Adams Winter Lager, una bock de trigo que se elabora desde 1989, bastante suave (5,6%) pero con unas especias muy cuidadas: jengibre, piel de naranja y una mezcla de canelas de Indonesia y Vietnam cuyo aroma se impone a las otras dos.

Samuel Adams es uno de los padres de la independencia de Estados Unidos. En 1773 participa en el Motín del té (Tea Party) cuando, disfrazados de indios, los patriotas destruyen un cargamento de té que había sido gravado con excesivos impuestos para los consumidores de las colonias.

El fundador de la cervecera escogió el nombre porque al igual que él, Samuel Adams era de Boston y elaboraba cerveza casera continuando con su tradición familiar.


De una Winter Lager pasamos a una Winter Ale, era la excusa perfecta para recordar algunas cosas de otras catas como los tipos más comunes de fermentación.

6,5 grados tiene esta oscura Winter Ale, cremosa y dulzona con aromas a uvas pasas o anís y sabores como el caramelo, el café o el toffe (caramelo de mantequilla). Elaborada por St. Peters, la cervecería fundada en 1996 en una gran casa de campo de Suffolk (Sureste de Inglaterra) por un profesor de marketing. La forma de sus botellas con una estética antigua, en especial la oval, se han convertido en su seña de identidad.

Después dimos un gran salto geográfico y de graduación para viajar al pueblo de Binche en Bélgica y encontrarnos con los 9% de la Spéciale Noël dominada por el aroma y sabor a anís, cálida sin duda, pero mucho menos de lo que cabría esperar, con un alcohol muy camuflado; el azúcar añadido le da ese toque típicamente belga combinado con un aroma floral presente en todas las cervezas de la casa. La Binchoise se fundó en 1987 en una maltería del siglo XVIII situada frente a la muralla medieval que protegía al pueblo de Binche, famoso por su antiguo carnaval. Por este motivo el símbolo de la cervecería son dos máscaras.

Y llegó el momento de apagar la luz y vendarse los ojos. Tenía curiosidad por saber si después de varios talleres eran capaces al menos de intuir el color de la cerveza con la ayuda de su nariz y sin la influencia de los demás, ya que no veían quien más tenía levantada la mano cuando preguntaba: "¿Rubia? ¿Oscura?" Me alegré mucho al ver que la mayoría acertaba, así que cogí carrerilla y me lancé a preguntar aromas. La venda hizo maravillas agudizando el olfato y empezó a surgir regaliz, anís, alcohol, pasas y lo mejor de todo, a muchos nos olía nada menos que a roscón de reyes, por ese toque al agua de azahar. ¿Podía haber algo más apropiado para esta cata?
 
Het Anker ("el ancla") presume de ser la cervecería más antigua de Bélgica y entre su larga historia destaca el haber ayudado a muchos trabajadores a escapar del III Reich inflando sus contrataciones durante la 2ª Guerra Mundial. En los años 60 crean la marca "Gouden Carolus" (así llamaban a las monedas de oro de Carlos V), y bajo esta denominación se encuentra la Gouden Carolus Christmas de 10,5% que se elabora en agosto y se deja madurar hasta las siguientes Navidades y para la que usan 6 hierbas y especias diferentes. Es llamativo que se dejara de fabricar durante 38 años, hasta que la resucitaron en 2002.

Era el momento de hacer una pausa para reiniciar los sentidos y prepararse para lo que vendría después. 

Pausa que también haremos nosotros.

¡Próximamente el post de la segunda parte de esta cata!

2 comentarios:

  1. jejeje, hola Jorge, de ti me fío, si me dices que no abres los ojos me lo creo.

    ResponderEliminar